Ferragosto en Siena (la víspera del Palio)

Ferragosto (15 de Agosto) de 2007. Atravesamos la Porta Camollia, quizá la más emblemática de las puertas de acceso en la muralla que rodea esta bellísima ciudad medieval. La puerta que acoge a todos los visitantes con una hermosa inscripción (Siena os acoge con un corazón más grande que esta puerta)  es también la puerta que mira a Florencia, eterna rival, sobre todo desde el siglo XIV cuando tras una epidemia de peste arrebató a Siena el dominio sobre toda la Toscana.
Apenas ha comenzado el día y las calles rebosan de actividad. Es Ferragosto, una de las fiestas más importantes en Italia, pero además en Siena es la víspera de la última, más importante y decisiva de las carreras de caballos conocidas como Il Palio.

Siena se engalana con los estandartes de cada una de las Contradas, los barrios en que se divide cada uno de los tres distritos de la ciudad. Las Contradas han sido en Siena algo más que una ordenación territorial. Asociadas a cada uno de los gremios que durante la Edad Media existían en la ciudad, sus vecinos se prestaban ayuda y protección, incluso los matrimonios se celebraban siempre entre miembros de las mismas…aunque supongo que ésto ha cambiado a lo largo del tiempo. Otra de sus misiones fue la de evitar que se cometieran delitos y de hecho, aún hoy, se dice que Siena es la ciudad con menor índice de criminalidad. Sea como fuere, lo que nos recibió en Siena fue una oleada de luz y color, de alegría rebosante, que nos transportó a tiempos pasados como en ningún otro lugar puede suceder.

El aspecto de sus calles ha permanecido inalterable, la Via di Camollia se une a la de Montanini hasta llegar a la Piazza Salimbeni, donde los Palazzos renacentistas albergan hoy la sede del banco más antiguo de la ciudad, el Monte dei Paschi, y de ahí a Banchi di Sopra, una de las arterias principales donde los seneses acostumbran a dar su passeggiata vespertina. Llegamos hasta Via di Cittá, rebosante de actividad comercial, que rodea la magnífica Piazza del Campo donde un sol abrasador propio de la fecha  nos inunda de repente. No cabe un alma en la Piazza, y las gradas que se han habilitado para ver la famosa carrera no permiten admirarla como se merece… pero no importa, ya habrá otra ocasión. Nos parece increíble que alguien pueda soportar varias horas de pie en el centro de la Piazza para vivir la emoción de esa brevísima experiencia, tres vueltas en dos minutos,  que dará la victoria a uno de los caballos y la gloria a la Contrada a la que representa.

Il Palio es una fiesta sorprendente que atrae cada año a miles de turistas, pero sobre todo es una fiesta de y para los Seneses, quienes la viven con un fervor inusitado. Los vecinos y miembros de las Contradas toman la  calle, celebran cenas de hermandad y disfrutan de cada minuto en esos días y noches del verano. Los demás somos meros espectadores, pero es imposible no contagiarse de la alegría, emocionarse con los desfiles, con el colorido de los trajes y sentir el redoble de los tambores que en esta fecha se convierten en banda sonora de la ciudad.

No sé cuantas veces recorrimos las mismas calles, a la sombra y cobijo de las viejas edificaciones que nos protegían del calo, nada extraño en Ferragosto. Era imposible dejar de admirar el inmenso patrimonio cultural de la ciudad. Compramos una entrada conjunta para varios lugares de interés, entre ellos el Museo dell’opera, la Cripta, el Baptisterio y el Duomo que además lucía espléndido con los estandartes de las Contradas en su interior, a pesar de que su mayor riqueza, el maravilloso suelo de mármol, permanece oculto en esas fechas y sólo es posible verlo al descubierto desde finales de agosto a finales de octubre.

El cansancio y el hambre arrecian, asi que siguiendo las indicaciones de mi guía de viajes, busco un lugar recomendable y barato para comer. Nos cuesta encontrar la Via dei Termini, y sin embargo está tan cerca de Il Campo, pero damos una y otra vuelta por las callejuelas de Siena… La Enoteca I Terzi es un local pequeño y agradable, con techos abovedados y una buena selección de vinos. La carta contiene algunos antipasti y platos fríos, y en una pizarra los platos del día, de pasta. Es aquí donde probé por primera vez los famosos pici toscanos, una especie de spaguetti gruesos hechos a mano, magníficos con un ragú a base de ave.

El aroma intenso del café nos envuelve al traspasar las puertas de Nannini, en Banchi di Sopra, mezclado con el de los pasteles recién hechos. Imposible no sucumbir a la tentación… es casi mi lugar favorito de Siena y el primero en visitar cuando he vuelto!. En invierno la ciudad se vuelve más tranquila. Los estudiantes, Siena es además una ciudad universitaria, buscan un lugar al sol en la Piazza del Campo, o llenan los bares para tomar una cerveza a la hora del aperitivo de la tarde.

No me hubiese marchado de la ciudad y creo que volveré otro Ferragosto para vivir desde la víspera la plenitud de la fiesta… estoy segura. Antes de irnos entramos en un forno para comprar algo de pan y unos trozos de pizza, mientras en la calle el ruido ensordecedor de los tambores y los gritos de júbilo de la gente acompañaban el desfile. “E la festa della lupa” nos indicó la hornera. La Lupa (la loba)es una de las Contradas de Siena, en su estandarte aparece la figura de la loba que amamantó a Rómulo y Remo (se dice que fueron los hijos de Remo, Senio y Ascanio, quienes fundaron la ciudad) y cuyo patrón es San Roque, festividad que además se celebra el 16 de Agosto.

Dicen que no hay dos sin tres, yo ya he cumplido ese número de visitas a Siena, asi que añado: ni cuatro… porque sigo atrapada por el ambiente, por el calor y por la historia de la que es para mí una de las ciudades más bellas del mundo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *